Blogia
Letra Nueva

La crisis de los ricos y el hambre de los pobres

La crisis de los ricos y el hambre de los pobres

Esta crisis mundial que vivimos hoy ha servido para mover conciencias, pero los ricos, que fueron los que la provocaron con sus medidas, solo piensan en los millones que pierden o dejan de ganar, mientras hay millones para los cuales la crisis solo vino a grabar más el hambre y miseria en que viven.

Ya en el mundo suman más de 1.020 millones de personas que pasan, según un informe de la FAO. En el informe "El estado de la seguridad alimentaria 2009" se indica que el hambre se incrementará un 9% en 2009, el peor dato desde 1970.

En el citado documento se achaca este repunte del hambre, entre otras causas, a la crisis económica, que ha golpeado con mayor fuerza a las personas más pobres en los países en desarrollo, lo que pone en evidencia la fragilidad del sistema alimentario mundial y la necesidad urgente de su reforma.

Pero poco se habla allí de las medidas que toman los países ricos para mitigar esas consecuencias. El dinero destinado a frenar la crisis va en gran medida a los bancos internacionales, que solo ofrecen créditos a las trasnacionales y entidades económicas, pero nunca a los ciudadanos de la clase media y mucho menos a los que están por debajo de la línea de la pobreza.

Ahora se calcula que en Asia y el Pacífico 642 millones de personas sufren hambre crónica, en África subsahariana son 265 millones, en Latinoamérica y el Caribe 53 millones, en Oriente próximo y el Norte de África 42 millones y en los países desarrollados 15 millones.

En la década de los años 80 y a principios de la de los 90 se alcanzaron progresos para reducir el hambre crónica debido, en gran parte, al aumento de las inversiones en agricultura tras la crisis mundial de principios de los años 70 (también provocada por los mismos que hicieron aparecer esta). No obstante, esta tendencia se invirtió y el número de hambrientos se disparó entre 1995 y 1997, así como entre 2004 y 2006, en coincidencia con un descenso sustancial de la ayuda al desarrollo dedicada a la agricultura.

Europa

Sin embargo, hay estudiosos y economistas que olvidan el alza en la pobreza y el hambre y hasta hablan de “superar la crisis” y de “recuperación”.

Los ocho institutos económicos que asesoran al Gobierno alemán (considerada todavía la locomotora de la economía europea) consideran superado el bache de la mayor recesión económica desde la II Guerra Mundial y que existen muchos indicios de que se ha iniciado una recuperación coyuntural a nivel global.

Los institutos -cinco alemanes, dos austríacos y un suizo- calculan que la producción mundial retrocederá este año un 2,5 por ciento de forma global, pero que volverá a crecer en 2010 un 2 por ciento.

Pero estos científicos de las economías globales siempre olvidan a los pobres, solo hablan de “mercados financieros”, “comercio mundial” y “países emergentes”. Los institutos subrayan que los países emergentes (China, la India y Brasil) serán el motor para el relanzamiento de la economía mundial y calculan que los países industrializados incrementarán su producción el año próximo en un 1 por ciento, tras retroceder en el presente un 3,5 por ciento.

Pero todos dejan en manos de los países emergentes los esfuerzos por salir de la crisis y mitigar el hambre, contando siempre que estos (China, la India y Brasil) significan más de la tercera parte de la población mundial, mantienen iniciativas económicas centras en los mercados internos y soluciones nacionales y también asumen en gran medidas las exportaciones de las economías desarrolladas.

América Latina

En nuestro continente, plagado de países pequeños y de trasnacionales gigantes, los casos de hambre han crecido un 13 por ciento en 2009, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Además unos cuatro millones de latinoamericanos engrosarán las filas del desempleo este año y es probable que varios millones regresen a la pobreza extrema.

Según organizamos internacionales el 30% de la población latinoamericana vive en la pobreza, lo que se traduce en 180 millones de personas en esta situación y más de 70 millones bajo condiciones de extrema pobreza. Sin el último Informe de Desarrollo Humano señala que el 10 por ciento de la población más rica de la región recibe entre el  40 y el 47 por ciento del ingreso total, mientras que el 20 por ciento más pobre entre el 2 y el 4 por ciento, con lo que la brecha ricos-pobres se hace más amplia con la actual crisis mundial.

La crisis alimentaria mundial podría estabilizarse con sólo un 1 por ciento o menos de los paquetes de estímulo que los gobiernos de todo el mundo han dispuesto para salir de la crisis. Pero la previsión de envíos de ayuda que debían disponer los países más desarrollados para 2009 no se ha cumplido: de los 4.585 millones de euros necesarios para alimentar a 108 millones de personas en 74 países, sólo se han enviado 1.779 euros, menos de la mitad, según la CEPAL.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Angel Collado Ruiz -

Hambre por la Crisis , pero de valores, cada vez el hombre se despersonaliza más, se envanece , se empobrece moral y espiritualmente. La Crisis mundial es solo una consecuencia de ello.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres