Blogia
Letra Nueva

El Hombrecito

El Hombrecito Alejandro de Armas es fanático a la Historia. Le fascina la figura de Bonaparte, al igual que la de Hitler. Le gusta identificarse  con las figuras de estos conquistadores; a veces se compara con ellos por sus grandiosos y abarcadores planes y por su corta estatura. Él era un hombrecito magro, sin atractivos visibles; era medianamente inteligente para casos abstractos pero enormemente estúpido para las cosas más sencillas de la vida diaria. A veces sus compañeros de trabajo para molestarlo le decían Alejandro Magno y entonces su cara tomaba el aspecto de un gnomo de los que salen en las películas. Eso era las veces que se daban cuenta de que él existía porque la mayoría de los días nadie se fijaba en él.Pero las ínfulas de grandezas de Alejandro estaban solo en su mente. Él era un ser insignificante; era un contador invisible de una empresa sin nombre. Cargaba siempre con un maletín enorme, que parecía más grande comparado con sus 155 centímetros de estatura. Allí guardaba sus papeles como si pensara que contenían secretos de Estado. Junto a cientos de nóminas y planillas llevaba a veces unos legajos llenos de una letra apretada y confusa con detalles de la vida de sus ídolos.Una vez se tomó muy en serio su afición por estas dos figuras y se dedicó a estudiarlos a fondo. Al terminar creó un nuevo concepto de Hombrecito, en el que sin darse cuenta se incluía ya que era un vivo reflejo de su vida. Para él el Hombrecito es una persona de poca estatura (menos de 160 centímetros), con muchas ideas de dominación a gran escala, pero al que su mujer domina y engaña. Además el Hombrecito se cree predestinado  a dominarlo todo con su inteligencia, aunque a veces sea tan estúpido como para tomar un líquido sospechoso sabiendo de cientos de advertencias de intentos de envenenamientos.Después Alejandro descubrió que ni siquiera su concepto era original. Otras personas antes que él habían teorizado sobre la pequeñez de los grandes hombres, pero a diferencia de él eran “grandes” escritores de tamaño y de nombre.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Magalys -

El personaje de tu cuento se eparece a Fouche, el cambiacasacas más grande de la Historia, mira que compararse con Napoleón y Hitler, se las trae el personajillo

david -

hay personas chiquitas que hacen grandes cosas, como el héroe al que le debo el nombre....
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres