Blogia
Letra Nueva

Fidel Castro: Estatura de gigante

Dicen que la estatura de un hombre se mide por las obras buenas que haga. Si es así hay hombres que por siempre serán gigantes y que serán recordados por la obra de toda su vida, como Fidel Castro Ruz.

Desde 1953 su nombre se esparció por toda Cuba. Ya no era el sencillo abogado que se propuso una vez por el Partido Ortodoxo; ahora era uno de los enemigos más importantes de la tiranía batistiana.

Unos años después su nombre resonó de nuevo en el verde caimán, había llegado con un puñado de jóvenes en un barco de paseo y ahora combatía al Ejército nacional. Pocos se imaginaban que aquel muchacho, nacido el 13 de agosto del 1926 en Birán, llegaría a ser tan importante para el destino de un país lleno de héroes.

En la Sierra alcanzó estatura de gigante y fama de estratega de la lucha guerrillera. Su figura competía con el Turquino y lo dominaba a diario. Más tarde rindió las montañas y dominó los llanos, hasta llegar a la Capital del país y al corazón del pueblo.

Durante décadas encabezó la lucha más tenaz y difícil de la historia, la lucha de las ideas contra el imperialismo yanqui. Compartió ideas con los grandes del siglo y sus pensamientos rebasaron el continente americano y llegaron allende los mares. Líderes de pueblos y de naciones hablaron de él con orgullo y admiración.

A fines de siglo muchas de esas encuestas mundiales lo ubicaron entre las 10 personas más importantes de la centuria, un etapa llena de grandes hombres y proezas transcendentales.

Durante medio siglo todo un pueblo ha seguido su ejemplo, muestra de desinterés y amor por la Patria, obra que lo eleva a la estatura de gigantes, como Antonio Maceo y José Martí.   

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres