Blogia
Letra Nueva

¿Qué futuro nos espera dentro de 50 años?

¿Qué futuro nos espera dentro de 50 años?

Cuántas veces nos hemos imaginados cómo será la vida dentro de algunos años? Cuántas veces las películas futuristas nos muestran una sociedad completamente diferente a la de hoy. Pues navegando por diferentes blog que sigo a menudo me encontré con este documental que es bastante interesante sobre este tema.
"La vida en 50 años" es un documental de tres episodios (el mundo, la ciudad y el cuerpo) producido por Discovery Channel (por supuesto, si no son ellos quién más lo hará?) en el que podemos ver cómo será el posible futuro inmediato del mundo y la humanidad dentro de medio siglo.
Combinando los efectos digitales más avanzados y la dramatización, en el documental crean un mundo que normalmente sólo se puede disfrutar en las películas de ficción, pero con el rigor y la seriedad de un documental.
El mundo de un futuro no tan lejano en los laboratorios, en los tubos de ensayo o en prototipos mecánicos, los robots se reproducen, los humanos son clonados y sobre nuestras cabezas ya se oye el zumbido de los automóviles atravesando el aire. Los descubrimientos científicos se encaminan a toda velocidad hacia el futuro, pero sólo una pequeña parte de los millones de hallazgos e invenciones está ahora mismo a nuestro alcance.
Presentado por el físico Michio Kaku, el documental se traslada al futuro basándose en las investigaciones de reconocidos expertos, científicos y empresarios, exponiendo los nuevos avances tecnológicos que vivirá la humanidad en los próximos años, como serán las ciudades y que grandes transformaciones experimentará nuestro mundo. Ojalá que les guste tanto como a mi.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Francisco Z. Lantos -

ARDE NUESTRO PLANETA: Cuando la cubierta de una casa esta ardiendo, es más sensata de acabar que se hacen dentro y salir fuera para apagar el fuego, para evitar quemarse dentro. Ahora con la globalización nuestra casa ya es nuestro planeta la cubierta es el firmamento y el fuego que ha cogido esta cubierta son nuestro innumerables e interrelacionados males surgidos desde la revolución industrial, que estamos aceptados como unos acontecimientos naturales y casuales, tratándoles cada uno directa y separadamente y sin relacionarlos con una causa común de todos, y sin dispuestos de abandonar este erróneo enfoque e introducir la búsqueda de sus causas que es la única solución para apagar el fuego de esta casa que es ya nuestro planeta, al no hacer esto nada puede salvar nuestra vida.

NUESTRAS CIVILIZACIONES SE AUTODESTRUIRÁN ANTES DEL AÑO 2050, CUANDO SE NACERÁ UNA NUEVA IDEOLOGÍA DE TIPO RELIGIOSA, QUE ABRIRÁ UN NUEVO CAMINO PARA UN NUEVO TIPO DE CULTURA.

CONTINUAR ACEPTANDO NUESTROS MALES PRESENTADOS DESPUÉS DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL, COMO ALGO NATURAL Y CASUAL Y NO COMO LOS MANIFESTADOS EFECTOS CAUSADOS POR NUESTROS ERRÓNEO MODO DE VIDA, Y LLEVANDO ESTA HASTA SU FIN, NUESTRAS CIVILIZACIONES SE ACABARAN EN UNA DESTRUCCIÓN PLANETARIA.

Madrid 15 de Junio de 2013
Francisco Z. Lantos

Francisco Z. Lantos -

LA DESTRUCCIÓN PLANETARIA ES INEVITABLE

Una mirada al diagrama del crecimiento de la población y del consumo de energía mundial nos demuestra claramente su desarrollo antinatural y peligroso desde el comienzo de la Revolución Industrial, desde finales del siglo XVIII, de cuya consecuencia la población del mundo hoy es 30 veces y el consumo medio de energía es 3-4 veces mayor que tenía el hombre en la época de Jesucristo. Experimentando los innumerables y entrelazados males, tales como la contaminación del aire, agua y tierra, la destrucción de nuestro medio ambiente, la formación de nuestras grandes, caóticas y deshumanizadas Metro y Megaciudades, dentro de las que reinan el caos, fealdades, ruidos insoportables, contaminaciones de todo tipo, inseguridad ciudadana, desempleo, injusticia social y toda clase de vicios y crímenes, y tomando en consideración que esta tendencia de crecimiento y modo de vida aún no ha llegado a su techo, sino que, según las estimaciones de las Naciones Unidas, se espera que la población del mundo en el año 2050 puede alcanzar la cifra de 10.000 millones, y el consumo de energía sobre la totalidad de la población mundial puede llegar a ser de 3-4 veces mayor que la que ha tenido el hombre en la época de Jesucristo, esto significaría 50 x (3-4)= 150-200 veces mayor consumo de energía sobre el mismo tamaño del planeta y con la misma capacidad energética y que es más del doble de lo que consumimos hoy. Este asombroso dato tenía que ser suficiente prueba de que esta antinatural presión de consumo de energía no la puede soportar nuestro planeta y todos los infundados argumentos de que para esta fecha el hombre encontrará la solución deseada y necesaria, no es otra cosa que ignorancia y el peor autoengaño que sólo servirá para alargar momentáneamente la inevitable catástrofe y destrucción planetaria de las vidas que la componen.

Aceptando este falso optimismo puesto en la ciencia y en la tecnología para encontrar fuentes de energía limpia, uno tiene que preguntarse ¿Por qué tarda tanto su descubrimiento e introducción, cuando sólo tenemos 40 años de crear nuevas energías para satisfacer las nuevas demandas, que por el aumento de la población del mundo y del consumo de energía, se duplicará durante este corto espacio de tiempo?

¿Qué pasará con nuestros coches, autobuses y otros tipos de trasportes, los aparatos de calefacción y el aire acondicionado de nuestros edificios, las industrias y fábricas, que para su mantenimiento usan materias contaminantes, como madera, gasóleo, carbón, gas, energía atómica, etc., cuando estas materias, ante esta gran demanda desaparecerán y la introducción de esta nueva energía limpia todavía tardará en aplicarse?

¿Qué haríamos con nuestros automóviles y otras máquinas de transportes e industriales que quedarían sin combustible para su uso?

¿ Cómo nos comunicaremos y viviremos en nuestras monstruosas y deshumanizadas Metro y Megaciudades en las que se concentrarán el 75% de la población mundial y que tendrán 5-30 millones de habitantes y una extensión de 30-80 Km., sin suficiente energía para mover los vehículos de transportes y encender las máquinas de calefacción y de aire acondicionado? Empero, estos previsibles males no son nada en comparación con los aún imprevisibles e inimaginables males que surgirán progresiva mente con el paso del tiempo, como las nuevas plagas y terribles enfermedades incurables, de los que el SIDA y el crecimiento de la infertilidad son sólo un aviso, que para restablecer el justo y ordenado desarrollo de nuestro Mundo Manifestado, perturbado por el erróneo comportamiento del hombre contemporáneo, la Naturaleza está obligada a intervenir, limpiando y eliminando los elementos intrusos.

Esta solución drástica, donde la especie perturbadora del ordenado y armonioso desarrollo de la Naturaleza, es un clase animal, como las langostas, que no son capaces de intervenir en el proceso de su desnaturalización y acaban autodestruyéndose, no es necesario que ocurra con la especie humana, que al poseer una facultad de raciocinio, con la que es capaz de juzgar y valorar los acontecimientos a su alrededor y obtener así su libertad para su comportamiento y actividades, descubriendo que la verdadera causa de todos los males de su época es su erróneo modo de vida, tendrá la llave para el justo camino para buscar la solución necesaria para evitar esta drástica y terrible solución destructiva que le esperará si continua pasivamente hasta el final con su erróneo modo de vida.

Quienes por sus inquietudes y observando nuestras contradicciones han seguido este camino, y en su búsqueda han encontrado la verdad dentro de sí mismos, han descubierto que la causa de todos nuestros innumerables y entrelazados males es nuestra exagerada y materialista "filosofía del mundo y de la vida" que ha destruido el justo equilibrio entre la parte espiritual y la instintiva de nuestra naturaleza especial humana, que es la condición indispensable para que el hombre pueda (como los otros seres por debajo de su nivel) vibrar al unísono con las Leyes de la Naturaleza y adaptarse de manera natural y espontánea a sus principios, anulando así, sin darse cuenta de ello, todos nuestros males.

Introducir este cambio en la práctica significaría un cambio evolutivo que podría salvar nuestro mundo de una destrucción planetaria que nos esperaría si intentáramos seguir con nuestro erróneo modo de vida y escondernos detrás de un falso optimismo en nuestras ciencias y tecnologías que poco más pueden hacer de lo que han hecho ya.

Madrid, 29 de Diciembre de 2010
Francisco Z. Lantos
Doctor arquitecto
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres