Blogia
Letra Nueva

Profecías

Profecías apocalícticas: la Sibila

Profecías apocalícticas: la Sibila

¡Se acerca el fin del mundo! ¡Corran todos! Esas son frases que ya hemos escuchado otras veces y siempre con el mismo resultado. El fin del mundo ya ha ocurrido otras veces: pero nunca ha afecta a toda la humanidad, eventos descomunales han acabando con más de la mayoría de las especies vivas del planeta varias veces, poniendo un fin repentino a grandes y gloriosas civilizaciones (Cretenses, Aztecas, Mayas...).

El caso es que es posible que el fin del mundo no ocurra nunca tal como lo prevén algunos, o que ya esté ocurriendo poco a poco, lo cierto es que nadie puede asegurar a ciencia cierta cuando o como ocurrirá, por que sólo los hechos son ciertos, y lo futuro es siempre una suposición, al menos para la mayoría.

Sin embargo siempre hay personas con “facultades” para ver el futuro. Siempre se les ha visto con un aire de misterio a aquellos que pueden hablar de futuro y acertar en sus predicciones.

Uno de estos adivinos, que incluso era consultado por reyes y emperadores era la conocida Sibila. Esta adivina hacía sus predicciones en una cueva y luego las anotaba en hojas de palmera que iba acumulando hasta hacerlas una especie de libros.

La Sibila de Cumas era natural de Eritrea, ciudad importante de Jonia (en la costa oeste de la actual Turquía). Su padre era Teodoro y su madre una ninfa. Se cuenta de ella que nació en una gruta del monte Córico. Nació con el don de la profecía y hacía sus predicciones en verso. Se la conocía como Sibila de Cumas porque pasó la mayor parte de su vida en esta ciudad situada en la costa de Campania (Italia). En la antigüedad se la consideró como la más importante de las diez sibilas conocidas.

Según el mito Apolo era el dios que inspiraba las profecías de las sibilas. A la sibila de Cumas le prometió concederle un gran deseo. La sibila cogió un puñado de arena en su mano y pidió vivir tantos años como partículas de tierra había cogido; pero se le olvidó pedir la eterna juventud, así es que con los años empezó a consumirse tanto que tuvieron que encerrarla en una jaula que colgaron del templo de Apolo en Cumas. La leyenda dice que vivió nueve vidas humanas de 110 años cada una.

En otra ocasión se presentó ante el rey romano Tarquinio el Soberbio como una mujer muy anciana y le ofreció nueve libros proféticos a un precio extremadamente alto. Tarquino se negó pensando en conseguirlos más baratos y entonces la sibila destruyó tres de los libros. A continuación le ofreció los seis restantes al mismo precio que al principio; Tarquinio se negó de nuevo y ella destruyó otros tres. Ante el temor de que desaparecieran todos, el rey aceptó comprar los tres últimos pero pagó por ellos el precio que la sibila había pedido por los nueve. Estos tres libros fueron guardados en el templo de Júpiter y eran consultados en situaciones muy especiales. En 83 a. C. el fuego destruyó los llamados Libros Sibilinos originales y hubo que formar una nueva colección que no ha llegado hasta nuestros días porque en 405 también se destruyeron. Estos libros ejercieron gran influencia en la religión romana hasta el reinado de Augusto.

Bajo el nombre mítico de la Sibila aparecieron catorce libros de poemas didácticos en hexámetros, compuestos la mayor parte durante el siglo II. Los compiladores fueron cristianos orientales que se sirvieron de escritos judíos como base. Los libros XI al XIV fueron descubiertos en 1817 por el cardenal A. Mai.

Durante la Edad Media, los oráculos sibilinos fueron tenidos en muy alta estima. Teólogos como Tomás de Aquino y poetas como Dante y Calderón no escaparon a su influjo. Asimismo, artistas como Rafael y Miguel Ángel (La Capilla Sextina tiene una ilustración de esta Sibila entre sus decoraciones) se inspiraron en ellos. El Dies irae cita el testimonio de la Sibila junto al del profeta David en su descripción del juicio universal.

Entre los libros de la Sibila existen muchas referencias al supuesto fin del mundo como lo conocemos hoy y el fin de la humanidad. A ella además se le atribuyen predicciones acerca del nacimiento de Constantino (Primer emperador que decretó el Cristianismo como religión oficial), la Guerras Mundiales del siglo XX, u otros desastres por el estilo de la Apocalipsis, usando elementos que tomaron muchas veces los cristianos dadas las similitudes con textos bíblicos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Profecías apocalípticas: Nostradamus

Profecías apocalípticas: Nostradamus

Son decenas los libros, películas y series de televisión que tratan por estos días sobre el fin del mundo. Escenas apocalípticas se ven a diario, pero con la cercanía del año 2012 cada vez los creyentes y no creyentes piensan más en las profecía cabalísticas del fin del mundo, y entre ellas están de las Nostradamus.

Como ocurrió hace mil años, con el advenimiento del segundo milenio, la proximidad con una fecha significativa como el 2012 provoca una ola de inquietud ante los tiempos que se avecinan. Durante siglos han sido muchos los que han ido profetizando el fin del mundo, evidentemente todos erraron, pero también los hubo que hicieron predicciones menores que se fueron cumpliendo incluso siglos después, también predijeron un fin, ¿acertarán?

El más conocido de todos los profetas "modernos" es Nostradamus (Michel de Notre-Dame, 1503-1566), que expresó en verso en 1555 sus profecías que abarcan hasta el fin del mundo. Nostradamus fue un médico y consultor astrológico provenzal de origen judío, considerado uno de los más renombrados autores de profecías y eventos futuros. Su obra profética Las verdaderas centurias astrológicas y profecías fue publicada por primera vez en 1555. En su Centuria X, 72 decía:

"El año mil novecientos noventa y nueve siete meses,
Del cielo vendrá un gran Rey de terror:
Resucitar el gran Rey de Angolmois,
Antes después de Marte reinar por dicha".

El problema con las profecías de Nostradamus es que siempre utiliza un mensaje oscuro, con metáforas que se pueden interpretar de diferentes maneras. Por ejemplo, esta que pusimos anteriormente, es analizada por muchas personas y casi todos coinciden en algunos detalles.

Para los estudiosos del profeta esta es la centuria que habla del fin del mundo tal como lo conocemos, que sería en 1999, en el séptimo mes. Pero en la época de Nostradamus sólo había 10 meses, por tanto se refería a Septiembre (séptimo mes de su calendario). Sobre la causa se refiere al Rey del terror, que aparecerá en el cielo, y la referencia a Marte es sin duda como sinónimo de guerra, Marte es en la antigüedad clásica el dios de la guerra. Según los investigadores la Nostradamus predice que en el apogeo de una gran guerra, un fenómeno astronómico dará fin a la Humanidad.

A diferencia de otras profecías que achacan el fin del mundo a eventos climatológicos o solares, el sabio médico le otorga el papel fundamental a la guerra, que no es menos cierto que es un flagelo para todo el mundo y uno de los Cuatro Jinete de la Apocalipsis, según la Biblia.

Otra de las interpretaciones a Nostradamus habla de un contacto definitivo con una civilización extraterrestre. Si vinieran para conquistar, con su tecnología, no tendríamos posibilidades. Y si vinieran en son de paz, simplemente el impacto social podría ser fatal para nuestra civilización, como ocurrió tantas veces a lo largo de la historia, recordemos la suerte de todas las culturas americanas, o la de muchos pueblos influidos por Roma.

No es descartable que una enfermedad acabe con toda o gran parte de la Humanidad. En la edad media la peste arrasó en oleadas Europa matando a más de la tercera parte de la población, en América las enfermedades transportadas desde occidente acabaron con la mitad de la población indígena. Se sabe de gran cantidad de virus como el ébola o el ántrax que de propagarse destruirían la actual civilización mundial. Y si son mortíferos los que se crean de manera natural, pensemos en los que son fabricados por el Hombre.

A Nostradamus se le critica que siendo un famoso médico y adivino no supo prevenir la muerte de su familia mientras él curaba a otras personas alejado de su casa. Pero la interpretación del peligro de una pandemia también es real. Actualmente son miles los infestados del virus A H1N1, SIDA, ébola y otros igual de mortíferos.

Sin embargo Nostradamus entre otros muchos predice una era de felicidad tras la destrucción, como hacen muchos adivinos:

"La época humana de origen sobrenatural dará paz y unión.
La guerra, guardada en cautiverio,
dejará reinar la paz por largo tiempo".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Profecías apocalípticas: los mayas

Profecías apocalípticas: los mayas

Cada vez se acerca más la llegada de l año 2012 y el supuesto fin del mundo. Si nos guiamos por el Calendario Maya y las profecías generadas alrededor de esta reliquia americana entonces nos queda poco para el solsticio de invierno del 2012, el 22 de diciembre de ese año, cuando la humanidad como la conocemos hoy desaparecerá.

Entender las predicciones de los mayas implica conocer su mundo científico, religioso y espiritual. Estas profecías tienen gran parte de mitos y de preediciones que tal vez nunca sucedan. Mucho de estos mitos fueron creados por las diferentes generaciones y no siempre se apegan ha la realidad, que hoy en día se va descubriendo algunos y se interpretan según los intereses de cada cual.

A raíz de estas leyendas han surgido libros, películas y series de televisión que tratan de mostrar ese hipotético fin del mundo expuesto por esos indios americanos hace varios siglos. También muchos especuladores y seudocientíficos le han sacado lascas al asunto y la hora de intentar proyectos ambiciosos a corto plazo.

A continuación les muestro algunas de las profecías para las analicen ustedes mismo y vean si realmente se pueden cumplir.

PRIMERA PROFECÍA:

Según esta profecía, el 22 DE DICIEMBRE DE 2012 el Sol recibirá un rayo sincronizador del centro de la galaxia con el que se iniciará un nuevo ciclo. Será el fin del mundo de materialismo y destrucción en que vivimos y el inicio de una nueva etapa de respeto y armonía. Antes de ese día, la humanidad deberá optar entre desaparecer como especie pensante que atenta contra el planeta o evolucionar hacia una nueva Era de integración con el resto del Universo.

SEGUNDA PROFECÍA

La segunda profecía anunció que, a partir del eclipse del 11 DE AGOSTO DE 1999, las transformaciones físicas en el Sol alterarían el comportamiento de los hombres. Dijeron que algunos perderían el control de sus emociones y otros afianzarían su paz interior para sincronizarse con los ritmos de la galaxia. Así podrán neutralizarse los cambios drásticos que describen las siguientes profecías.

TERCERA PROFECÍA

La explotación irracional del hombre aumentará la temperatura de la Tierra y producirá desequilibrios climáticos y geológicos. La falta de sincronía entre nuestro comportamiento y la naturaleza traerá grandes problemas como la evaporación del agua de los suelos, incendios forestales y la destrucción de las cosechas. La actitud que tomemos será crucial para sobrellevar esta época de crisis.

CUARTA PROFECÍA

Aquí se predice una ola de calor que provocará el derretimiento del hielo de los polos. Según los mayas, este será el modo en que el planeta se limpiará y reverdecerá, pero a la vez se inundarán las costas y miles de personas que viven cerca del mar se enfrentarán a serios peligros.

QUINTA PROFECÍA

Según la quinta profecía, si no sintonizamos nuestro comportamiento con los ritmos de la naturaleza y la galaxia, antes del 2012 veremos fallar todos los sistemas sobre los que está basada nuestra civilización. Se producirá un colapso de la red informática, la electricidad, el sistema económico y la religión. A partir de estos hechos, el hombre verá la necesidad de reorganizar la sociedad de un modo más armónico y menos competitivo. Y si a eso le agregamos el aumento en la actividad del sol, que puede causar daños irreparables en los satélites, la situación se complica. Con las llamaradas solares se recibe una dosis inusual de rayos ultravioleta que expanden a la atmósfera superior de la tierra, disminuyendo la presión que existe sobre los satélites que están a baja altura. Esto los hace bajar su órbita a una mucho más rápida, perdiéndose contacto temporal con ellos en el mejor de los casos e interrumpiendo todas las comunicaciones del planeta en el peor. También puede suceder que los 19.000 objetos que se encuentran en la órbita de la tierra, al recibir una alta dosis de electromagnetismo del sol vean dañados sus componentes electrónicos y dejen de funcionar para siempre.

SEXTA PROFECÍA

Habla de la aparición de un cometa que traerá transformaciones físicas muy bruscas en nuestro planeta. A partir de sus cálculos, los mayas aseguran que existen altas probabilidades de que el cometa choque con la Tierra. Pero a la vez, sostienen que es posible desviar su trayectoria por medios físicos o psíquicos.

SEPTIMA PROFECÍA

En la séptima profecía los mayas nos dejaron un mensaje de esperanza. Dijeron que a partir de un esfuerzo voluntario por lograr la armonía y la paz interior, podremos desarrollar nuevos sentidos e integrarnos al funcionamiento de la galaxia. Así podremos reducir los efectos nocivos anunciados por las otras profecías y renacer en una nueva Era, "la Era de la Luz".

CONCLUSIONES?

Realmente muchas de las profecías están relacionadas con los cambios solares y el calentamiento del planeta. Ellos realmente sabía que cada 5.125 años la Tierra se ve afectada por los cambios en el Sol mediante un desplazamiento de su eje de rotación y esto desencadena una serie de eventos físicos y químicos de gran impacto para la Tierra, que si se vinculan con la situación actual del ambiente puede causar un caos extremo.

Su calendario estaba dividido en grandes ciclos de 5125 años: el ciclo largo del calendario maya, que dura 1.872.000 días -5.125 de nuestros años- y empezó el 11 de agosto de 3114 antes de Cristo, acabará y volverá a ponerse a cero el 21 de diciembre de 2012.

Para los mayas los procesos cósmicos son cíclicos y nunca cambian. Lo que cambia es la consciencia del hombre que pasa a través de ellos, siempre en proceso de perfección. El ciclo actual terminará el sábado 22 de diciembre de 2012, debiendo para entonces la humanidad escoger entre desaparecer como especie pensante que amenaza con destruir el planeta o evolucionar hacia la integración armónica con todo el Universo en una nueva Era de Luz.

Todos nosotros, de una manera u otra, sentimos que estamos comenzando a vivir los tiempos del Apocalipsis. Todos sentimos la guerra. Cada día hay más erupciones volcánicas, la polución generada por nuestra tecnología se ha vuelto alarmante. Hemos debilitado la capa de Ozono que nos protege de las radiaciones del Sol. Hemos contaminado el planeta con nuestros desechos industriales y basuras.
La devastación de los recursos naturales esta acabando con las fuentes de agua, con el aire que respiramos. El clima ha cambiado y las temperaturas han aumentado de manera impresionante; los glaciares y nevados se derriten, grandes inundaciones se suceden en todo el mundo.

A fin de cuentas el “fin del mundo como lo conocemos” ya comenzó y se acrecienta cada día. La explicación actual de las profecía mayas está permeada por la interpretación que le damos a esos textos según nuestra cultura y el momento histórico social que vivimos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres