Blogia
Letra Nueva

Ser diferentes es una maldición.

Ser diferentes es una maldición. Arnold desde su juventud se siente agobiado porque todos sus amigos lo molestan por ser izquierdo. Cuando era un simple cachorro de Dalmata nadie lo molestaba porque orinaba sin levantar una pata, y eso es normal, pero el problema llegó cuando cumplió el año y comenzó a levantar la pata para orinar. Ese fue su error, era tanto el deseo de ser un perro grande y mayor de edad que no se dio cuenta de que era zurdo.   Ser zurdo en una sociedad perruna elitista es un signo de inferioridad. Zeus el Doorbeman era muy respetado cuando alzaba su pata derecha y mar marcaba su territorio de trabajo y conquistas femeninas, al igual que Connan el Bulldog. Pero con Arnold era todo lo contrario, incluso Yonny el Salchicha o Loqui el Chihuahua se reían de él cada vez que llegaba a un lugar de reunión canina.   Nadie respetaba a Arnold y el colmo de males llegó cuando los gatos dejaron de temerle. Una cosa es que los de tu especie te discriminen por levantar la pata izquierda para marcar tu territorio y otra, muy diferente, es que los gatos, que siempre han sido animales de tercera categoría después de los humanos, no te respeten. Ese fue el punto culminante en la carrera de Arnold, desde el día que los gatos dejaron de temerle se aisló y llegó a pensar en el suicidio. Tirarse delante de un gusano de hierro, de los que corren por las rayas del suelo, era una muerte rápida, o quizás fuera mejor morder a un humano y coger rabia, para morir lentamente de la infección que provoca morder a un humano.   Después de pensarlo mucho decidió no soportar más las burlas cada vez que levantaba su pata izquierda, y cuando ya iba decidido a morder un humano y morir de rabia, oyó la riza de sus compañeros. Pensó que era por él la riza y caminó un poco más lento. Oyó como se burlaban...” Mira el Pastorsito este, tan grande y todavía tiene que agacharse para mear, jau, jau, jau, jau”   En medio del grupo había un Pastor Alemán recién mudado que para mear tenía que agacharse. A su alrededor estaban Zeus y Connan riendo por el colmillo desde su altura y a su lado estaban Loqui y Yonny. Más alejadas estaban las perritas del barrio que siempre andan a la búsqueda de un hueso nuevo, ellas, las que siempre reían de los chistes de los perros de alcurnia y le enseñaban los dientes a Arnold solo por el hecho de ser zurdo.   Arnold sintió como se divertían con el Pastor igual que lo hicieron con él desde que tenía un año. “Míralo, si es más infeliz que Arnold, aquel por lo menos levanta la pata izquierda y este ni siquiera eso, jau, jau, jau, jau,..”   Después que oyó eso Arnold se quitó de su cabeza peluda la idea de suicidarse, se dio cuenta de que siempre hay alguien peor que uno mismo y también siempre hay perros que tienen poco seso y se dedican a reírse de los que son diferentes a ellos. Total, así somos los perros.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Saby -

Sabdiel, lindo este post. Tienes toda larazon, siempre va a haber personas que por creerse superior (o por muchas razones) les gusta molestar a los demas.

new jordan 2011 -

The people who get on in this world are the people who get up and look for circumstances they want , and if they cannot find them .they make them.
http://www.cheapjordans2011.net/

MELISSA -

sabdiel, felicidades, eres todo un escritor! d verdad q es un gusto conocerte
Melissa
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres